SEGURIDAD VIAL INFANTIL
Instituto de Seguridad Vial
anterior siguiente

LAS 5 CLAVES
PARA ELEGIR

1/ EL PESO

Dependiendo del peso, deberás elegir un tipo de silla u otro. Es importante que se adapte bien a lo que pesan los niños, ya que así viajarán más seguros.

INTRODUCE EL
PESO DEL NIÑO
Y TE DIREMOS LA
SILLA QUE SE
AJUSTA MEJOR

LAS 5 CLAVES
PARA ELEGIR

2/ LA ALTURA

¿Hasta cuándo deben utilizar una sillita infantil los niños? De su altura depende que puedan dejar de utilizarla y poder sentarse directamente en el coche y usar el cinturón de seguridad de adultos.

Si la estatura del niño es igual o superior a 135 cm, los menores de doce años pueden utilizar el propio cinturón de seguridad para adultos, incluido el del asiento del pasajero delantero, siempre que se ajuste correctamente y se tengan estos elementos en cuenta:

  • La espalda
    El niño debe poder sentarse apoyando toda su espalda contra el respaldo del asiento del vehículo y poder mantenerse así a lo largo de todo el viaje.
  • Las piernas

    En esta posición, las piernas deben doblar con comodidad y no quedar rectas con las pantorrillas apoyadas en el borde del asiento, lo cual resultaría incómodo y provocaría que el niño se fuera deslizando hacia abajo. Al deslizarse hacia abajo, la banda inferior del cinturón de seguridad se situaría sobre las zonas blandas y frágiles del abdomen del niño (pudiéndose producir el denominado submarining).

  • El cinturon

    La parte superior del cinturón debe cruzar la clavícula por su parte central a medio camino entre el hombro y el cuello, y nunca cerca de éste último.

    La parte inferior del cinturón debe quedar por debajo del abdomen y apoyada sobre los huesos de las caderas.

  • El cuello
    El asiento del vehículo debe disponer de reposacabezas que protejan el cuello del niño en caso de alcance trasero. En el caso de que el vehículo no tenga reposacabezas, deberá utilizarse un tipo de sillita que sí disponga de él.

En cualquier caso, no hay que tener prisa para dejar de utilizarla: los asientos elevadores del grupo III están diseñados para poder ser utilizados por niños de hasta 150 cm y son más seguros.

LAS 5 CLAVES
PARA ELEGIR

3/ EDAD

No es lo mismo un bebé que un niño de 10 años. ¿Quieres saber cuáles son los criterios para elegir la silla según la edad?

  • Hasta los 5 años
    los asientos infantiles que miran hacia atrás son más seguros que los que miran hacia delante: mientras que los primeros previenen el 70% de todas las lesiones y hasta el 90% de las más graves y mortales, los que miran hacia delante evitan el 55% de ellas. En el caso de los bebés, los cucos o capazos son menos efectivos que los asientos orientados hacia atrás, ya que únicamente previenen el 25% de todas las lesiones.

    Durante el primer año de edad y hasta que el niño pesa al menos 9 kg, los bebés tienen que viajar siempre mirando hacia atrás.
  • En niños entre 5 y 9 años
    Los asientos infantiles previenen el 57% de todas las lesiones.
  • En niños a partir de los 10 años
    En niños a partir de los 10 años, hay que ajustar el cinturón de seguridad para adultos al cojín elevador. De este modo se previene casi un 50% de todas las lesiones, y hasta un 70% de las lesiones graves.
80%
LESIONES

EVITAMOS

Sillitas orientadas hacia atrás, niños de 0 a 5 años. Evitan el 80% de las lesiones.
50%
LESIONES

EVITAMOS

Sillitas orientadas hacia delante, niños de 1 a 5 años (nunca más pequeños). Evitan el 50% de las lesiones.
50%
LESIONES

EVITAMOS

Cinturones de seguridad para adultos, niños desde 10 años. Evitan el 50% de las lesiones.
Ver todos los tipos de sillas de coche
20%
LESIONES

EVITAMOS

Cinturones de seguridad para adultos, niños de 5 a 9 años. Evitan el 20% de las lesiones.
50%
LESIONES
Cinturones de seguridad para adultos, niños desde 10 años. Evitan el 50% de las lesiones.

Las sillitas son más eficaces a la hora de prevenir accidentes, y la única opción segura para niños menores de 5 años.

LAS 5 CLAVES
PARA ELEGIR

4/ DÓNDE COMPRAR LA SILLA DE COCHE PARA NIÑOS

El establecimiento donde se compra la sillita también es importante. Deben tenerse en cuenta algunos factores que nos ayudan a elegir mejor.

Hay que fijarse bien en todo lo que una tienda puede ofrecerte:

• Vendedores bien informados. Resolverán todo tipo de dudas antes de decidirte.

• Ayuda en la instalación, al menos la primera vez, en el vehículo.

• Flexibilidad en la devolución, para que pueda poder probar el asiento en su propio vehículo y con su niño. Este punto es particularmente importante si compras un asiento en internet.

Los requisitos anteriores pueden ser cumplidos tanto por pequeños negocios de productos infantiles como por grandes cadenas nacionales. Tampoco hay que olvidarse de los concesionarios oficiales de automóviles ni de las tiendas de repuesto, en donde también pueden aconsejarle y ayudarle.

LAS 5 CLAVES
PARA ELEGIR

5/ OTROS FACTORES

Cuidar todos los detalles que influyen a la hora de comprar una silla es fundamental para elegir correctamente.

El asiento debe estar siempre homologado, lo que garantiza que cumple con las condiciones mínimas de seguridad exigidas por los gobiernos de cada país. Los asientos homologados muestran en un lugar bien visible su correspondiente “etiqueta” de homologación.

Aunque algunos asientos infantiles sean similares exteriormente, pueden esconder ligeras modificaciones de diseño que, a pesar de no resultar apreciables desde el exterior, pueden afectar al nivel de protección ofrecido por el asiento. Los clubes de automovilistas y asociaciones de consumidores europeos ofrecen en sus estudios de valoración de asientos listas de asientos equivalentes vendidos con nombres, marcas o denominaciones comerciales diferentes

  • Se ajusta a su peso y estatura

    Los grupos de asientos están definidos en función del peso del niño, pero la estatura también es importante: si la coronilla (o parte superior de la cabeza del niño) queda más alta que el borde superior del respaldo del asiento, es necesario utilizar uno de mayor tamaño.

  • Obtiene una buena valoración

    De choque y facilidad de uso que realizan clubes de automovilistas y asociaciones de consumidores.

  • Resulta sencillo y cómodo de utilizar

    Gracias a ello, se utiliza en todos los viajes, por cortos que sean. La facilidad de uso quiere decir que el asiento:

    Se instala con facilidad y queda firmemente sujeto al vehículo (consultar también la sección “Errores frecuentes”, donde se incide sobre el peligro que supone instalar una sillita en el vehículo con holguras excesivas).

    Permite sentar al niño con facilidad y de modo que el arnés o el cinturón se ajuste al cuerpo del niño sin holguras.

    Permite que el niño viaje cómodamente, también en viajes largos. El asiento no le debe venir ni demasiado grande ni demasiado pequeño; ni quedar demasiado erguido ni demasiado tumbado; su tejido ha de ser transpirable de cara al tiempo más caluroso; el acolchado no debe ser ni demasiado blando ni demasiado rígido...

  • Dispone de sistema ISOFIX...

    Un sistema de sujeción entre las sillas de seguridad infantiles y los asientos del vehículo que simplifica esta operación, evitando errores de montaje o de tensado de los sistemas de retención. Junto a los dos anclajes del asiento, ISOFIX cuenta con un tercer punto de anclaje: un tirante llamado Top Tether que suele encontrarse en la parte trasera del asiento, junto al reposacabezas, o una pata que se apoya en el suelo del maletero.

    Algunos modelos de asientos del grupo III consisten en únicamente un cojín elevador, sin respaldo. En estos casos, la ausencia de respaldo significa “estar desprotegido ante un choque lateral” en la mayor parte de los vehículos. Por eso, en estos casos es recomendable utilizar un asiento que disponga de respaldo y de “orejas” laterales de suficiente tamaño y acolchado adecuado.

Muy importante: siempre que sea posible, hay que evitar utilizar cojines elevadores que carezcan de respaldo y protecciones laterales. Además de ir mejor protegido, el niño viaja más cómodo, porque dispone de reposacabezas.

Recuerda: la plaza más segura es la plaza trasera central.